Días sin viento, ventanas como fotos

Hay días, más bien momentos, en los que no se mueve nada, ni un ápice. Miras por la ventana y aparece una foto fija, no se mueve nada, ni el viento ni las hojas en los árboles.

Una extraña sensación de que el tiempo se para y se queda congelado.

Da tiempo a pensarlo por unos momentos.

Al rato un gorrión pasa , se posa en una farola, el hechizo se rompe y el reloj comienza a andar de nuevo, un coche sale del semáforo y un peatón se dispone a cruzar por la calle.

Como un reloj que se queda parado por un momento, le damos un golpecito y el minutero comienza de nuevo a correr.

jsaez

Entrada siguiente

Cometer un falta no es grave... Mas grave es no corregirla.

Sáb May 11 , 2013
Aprender día a día de uno mismo, de sus propios errores, sin culpa, como un proceso agradable y sencillo de mejora constante. Conocerse a uno mismo nunca se termina porque cada vez que nos conocemos cambiamos. Saber cómo evoluciona uno mismo, cómo somos y como reaccionamos. Mejorar esos aspectos de […]